CAOS
SGAE, Madrid, 2001.

Cuatro personajes masculinos. 

«Caos es una función trepidante, desmesurada a veces, ácida y amarga casi siempre. Con un humor corrosivo y perverso que no tiene del mundo una visión, precisamente, misericordiosa”.

Javier Villán, El Mundo.

“La tensión aparece desde el primer momento: no se pierde en la hora y media, y no se liquida al final: sigue en el aire” (Eduardo Haro Tecglen, El País). “Antonio Alamo ha puesto en pie un texto inquietante y lleno de sugerencias, en el que, en una estructura esmaltada de ecos y reiteraciones, traza con pinceladas espectrales el retrato de unos tipos y un momento: mirando al trasluz, descubrimos también el perfil convulso de una época…”

Juan Ignacio García Garzón, ABC.

Caos es un trabajo valiente, pues se mete de lleno en un texto duro, crítico, sucio, literario y nada complaciente”.

Juan Antonio Vizcaíno, La Razón.

“Salí del estreno de Caos sintiendo que Madrid se había quitado el chaleco, la gorra de cuadritos y la bata esa de lunarcillos y volapié. Un texto brillante, ácrata y al fin posible…”

Ruth Toledano, El País.