GRANDE COMO UNA TUMBA
Caja de España, Valladolid, 2001.

PREMIO CAJA ESPAÑA 2000.  

En esta pieza contemplamos el singular naufragio de un imperio, así como el no menos singular desafío entre un Felipe IV putero y melancólico y un Conde Duque de Olivares cuya idea más brillante consiste en subir los impuestos.